Jardín de Niños

La Pedagogía Waldorf tiene como uno de sus enfoques principales en esta etapa de desarrollo salvaguardar la infancia. Los métodos utilizados para enseñar y formar al niño hasta los 7 años les permiten seguir siendo niños, mientras desarrollan las habilidades propias de su edad.

 

Hay dos palabras mágicas en esta edad del niño: imitación y ejemplo. Es muy evidente en el primer periodo de la infancia, antes del cambio de dientes, que el niño imita todo lo que le rodea. El entorno del niño debe ser tomado en el sentido más amplio posible. No solo incluye lo que lo rodea en sentido material, sino todo aquello que está alrededor de él; por eso se cuida mucho la alimentación, el descanso, las imágenes que se le muestran al niño (no se recomienda la exposición a pantallas), los juguetes, el ritmo, los gestos y las actitudes, y se promueve el contacto con el mundo natural. El niño es, todo él, como un órgano sensorio: no tiene filtros, es completamente receptivo a las impresiones del medio que le rodea. 

Jn012.jpg

Permitimos que la imaginación y creatividad florezcan educando al niño en su totalidad: mente, corazón y cuerpo; armonizando de forma integral su razonamiento, sus emociones y la expresión de su voluntad.

Cultivamos la imaginación como una herramienta de aprendizaje. Los estudiantes obtienen conocimiento a través de múltiples canales: las emociones, la voluntad, el intelecto, los sentidos, las manualidades, la música y la actividad física.

 

Nuestros estudiantes aprenden a disfrutar del proceso de aprendizaje y a pensar por sí mismos. El ritmo Waldorf permite a los niños y jóvenes acercarse a la información, explorarla en muchas modalidades y después consolidar el conocimiento.  El arte, la música y los ejercicios de movimiento son cruciales para que esto suceda.

IMG-20210313-WA0022.jpg

La educación Waldorf brinda en este primer septenio los cimientos para desarrollar una voluntad fuerte y sana.

Nuestros estudiantes aprenden a disfrutar del proceso de aprendizaje y a pensar por sí mismos. El ritmo Waldorf permite a los niños y jóvenes acercarse a la información, explorarla en muchas modalidades y después consolidar el conocimiento. 

Algunas de las actividades en el colegio son:

  • Modelado en cera de abeja

  •  Dibujo con crayolas

  •  Tejido

  •  Música

  •  Acuarela

  •  Narración de Cuento

 Entre otras.

Todo dentro de una atmósfera de belleza y calidez.

IMG-20210313-WA0023.jpg